Servicios Koinonía    Koinonia    Vd esta aquí: Koinonía> Páginas neobíblicas > 046
 

 

¿También ustedes son de la Patria Grande?

Juan 7, 40-53

Gerardo MORENO


 

  Muchos de los que escucharon a Jesús, decían llenos de admiración: Realmente este es el Hermano Mayor. Unas comunidades afirmaban: Este es el Solidario que esperábamos. Pero algunas personas que se creían perfectas y eran cumplidores de la ley decían: ¿Cómo va a venir el Hermano Mayor, el Solidario, de la Patria Grande? ¿No dice el FMI y el BM que el Hermano Mayor es un descendiente del capitalismo y que saldrá del Norte, la potencia del capitalismo?

Las comunidades estaban divididas a causa del Hermano Mayor, el Solidario del Dios de la vida, incluso algunos descendientes del capitalismo querían llevarlo preso, ya que despertaba a la gente de los sueños falsos y de la exclusión a la que había sido marginada por ideas burocráticas y empobrecedoras de organismos que solo piensan en la acumulación del dinero a costa de lo que sea.

Cuando los militares del templo y del capitalismo volvieron a donde los líderes que se creían perfectos por cumplir las leyes del sistema “religioso”-capitalista, les preguntaron: ¿Por qué no lo han traído y han regresado con las manos vacías? Los militares, dispuestos a no violar más Los Derechos Humanos ni excluir al pueblo, contestaron: Nunca hombre alguno ha hablado como Éste. Mientras muchos políticos y capitalistas prometen, Éste en cambio, realiza lo que dice. Mientras los encargados de promulgar leyes y decretos oprimen al pueblo, Éste en cambio, lo libera. Mientras las ideas capitalistas empobrecen, marginan y excluyen a los anawin del Dios de la vida, Éste en cambio, los recibe, sana sus heridas, los valora y enciende las ganas de vivir y construir una sociedad más justa. Mientras la potencia mayor (El Norte) busca la paz a través de la guerra, las invasiones de pueblos y la exclusión de los más pobres, Éste en cambio, proclama con sus palabras y su vida el perdón sincero, la unión, la fraternidad, el compartir el pan de cada día y la solidaridad en abundancia entre las comunidades que creen y luchan por la Patria Grande. Los líderes de templos y los capitalistas les dijeron: ¿También ustedes se han dejado engañar? ¿Se han dejado convencer por el que las comunidades llaman El Solidario de la Patria Grande? ¿Hay algún jefe capitalista que ha creído en él? Pero esas comunidades que se resisten a nuestras leyes capitalistas y no están de acuerdos con el ALCA, las estrategias del FMI y el BM, la invasión de pueblos, la venta de armas y el poder de nuestra potencia, ¡son unas malditas!, son simples comunidades que respaldadas por el Hermano Mayor pretenden despertar y unir a los pueblos.

En medio de esa situación, salieron unos hombres, que en un tiempo atrás habían sido defensores de templos y seguidores del capitalismo, y que se acercaron al Hermano Mayor una noche por miedo a la represalia de los defensores del sistema capitalista que habitan en lugares como el Norte, y dijeron: ¿Acaso nuestra conciencia y nuestro corazón permiten condenar a un hombre sin antes escucharlo y averiguar lo que ha hecho? ¿Acaso vamos a condenar al Solidario del Dios de la vida y de La Patria Grande por proclamar la fraternidad, la liberación de los pueblos y la solidaridad entre las comunidades hermanas? Al oír esas palabras de boca de unos hombres que en un tiempo atrás habían defendidos el sistema opresor que tiene única ley el dinero, pero endurece los corazones. Les contestaron: ¿Ustedes también son de La Patria Grande? Estudien nuestro sistema y verán que de La Patria Grande no salen Solidarios. Los hombres convertidos en discípulos del Hermano Mayor, les respondieron: Sólo los humildes de corazón, los hermanados por la vida y las luchas de libertad, los unidos por el mensaje de Jesús, los fraternales por el pan y la conciencia pueden reconocer que comunidades son y vienen de la Patria Grande. Los capitalistas al escucharlos y no tener otra razón para condenar al Hermano Mayor y a las Comunidades con sabor a Dios e impregnadas de justicia, se fue cada uno a su individualismo.

 

Gerardo Moreno

Puerto Ordaz, Venezuela

 


 



  Portal Koinonia | Bíblico | Páginas Neobíblicas | El Evangelio de cada día | Calendario litúrgico | Pag. de Cerezo
RELaT | LOGOS | Biblioteca | Información | Martirologio Latinoamericano | Página de Mons. Romero | Posters | Galería
Página de Casaldáliga | La columna de Boff | Agenda Latinoamericana | Cuentos cortos latinoamericanos